Implantes dentales

La ausencia de piezas dentales es un problema frecuente, que puede deberse a varias causas:

  1. Grandes caries que imposibilitan la reconstrucción de la pieza dentaria.
  2. Fisuras o fracturas verticales.
  3. Enfermedad periodontal avanzada (Piorrea), con una gran pérdida de hueso.
  4. Piezas dentales que faltan de nacimiento.

Los implantes dentales son el tratamiento de referencia a la hora de reponer las piezas dentales ausentes. Con ellos, conseguimos reponer los dientes con una estabilidad similar o superior a la de los dientes naturales perdidos.

No olvides preguntar por las ventajas de la cirugía guiada que nos permite la colocación de los implantes con una cirugía mínimamente invasiva.

Esta técnica está basada en una planificación digital previa, donde se estimula la colocación de implantes en su posición más idónea para la posterior rehabilitación. Una vez planificados los implantes, se fabrican unas guías quirúrgicas que servirán para posicionar y colocar los implantes.

Con un proceso sencillo e indoloro, recuperaremos la salud y estética de tu boca, pudiendo volver a comer lo que quieras.

El implante dental es una pieza de titanio que sustituye la raíz natural del diente. Esta pieza se integra de forma natural en el tejido óseo (osteointegración), haciendo de soporte del nuevo diente.

Un implante se puede utilizar:

  1. Cuando falta un solo diente. Se coloca un implante independiente que no daña los dientes adyacentes saos (a diferencia de antiguas soluciones como los puentes).
  2. Cuando faltan varias piezas. Se coloca un puente soportado por implantes, solución que evita el uso de prótesis, las cuales se sujetan a los dientes vecinos, los desgastan y favorecen la formación de caries.
  3. Cuando faltan todas las piezas. Se fija una prótesis entera sobre un determinado número de implantes y se garantiza la comodidad y la seguridad del usuario a la hora de masticar, hablar y sonreír.

La colocación de los implantes es sencilla y rápida. Se lleva a cabo con anestesia local, de forma ambulatoria. Pasadas unas semanas (de 8 a 24 en función del paciente) se practica una segunda intervención, también muy simple, para unir la prótesis al implante.

Los implantes dentales son la mejor solución, porque se integran directamente al hueso.

La recuperación es inmediata o muy breve. El paciente se puede reincorporar a su vida normal en un corto espacio de tiempo (1 o 2 días). Solo notará las pequeñas molestias de la cicatriz.

Sera fundamental, que se realice una higiene dental completa de manera sistemática y que mantenga las visitas periódicas a su especialista.

La posibilidad de sufrir un rechazo es muy improbable. Los implantes dentales están fabricados con titanio quirúrgico, un material biocompatible, inerte y estable. Cada año se colocan millones de implantes y los resultados son excelentes, con un porcentaje de éxito prácticamente total.

PREGUNTAS FRECUENTES

  • Reemplazo de un solo diente. Se coloca un implante y una prótesis dental unitaria.
  • Reemplazo de varios dientes. Se coloca un puente protésico sobre implantes.
  • Reemplazo de todos los dientes de una arcada. Se coloca una prótesis completa sobre un número determinado de implantes.
Actualmente hay muy pocos casos en los que no se puedan colocar implantes. Hay varios factures a tener en cuenta, uno tiene que ver con la cantidad y calidad del hueso del paciente, pero actualmente existen técnicas para regenerar el hueso.
Es una intervención sencilla y rápida. Se lleva a cabo bajo anestesia local y de forma ambulatoria.
Es el proceso por el que el tejido óseo que rodea al implante se integra con este. Los implantes están fabricados con titanio y, en algunos casos, presentan tratamientos superficiales que favorecen esta integración con el hueso. Así, el implante se convierte en un perfecto sustituto de la raíz natural.
Una respuesta alérgica a los implantes es muy poco común. Si usted tiene alergia a algún metal, debería realizar pruebas de susceptibilidad a los diferentes elementos que componen el implante, preferiblemente antes de la colocación del implante.
La periodontitis no contraindica la colocación de los implantes, pero el tratamiento y control de esta patología evita posibles complicaciones y mejora la supervivencia de los implantes.
Fumar aumenta el riesgo de complicaciones, inflamaciones o pérdida de tejido óseo, del mismo modo que aumenta el riesgo de que se produzcan periodontitis en torno a los dientes naturales. Siempre es preferible abandonar el habito de fumar antes de someterse a un tratamiento con implantes para prevenir posibles complicaciones. El tabaquismo produce una disminución del aporte sanguíneo al hueso, altera las características de los tejidos blandos y disminuye la capacidad de reparación de los tejidos.
Si, la diabetes no es una contraindicación, siempre y cuando ya esté controlada antes de empezar el tratamiento.
Preferiblemente no. Como cualquier otra cirugía, si no es estrictamente necesaria no es conveniente realizarla durante el embarazo. Hay que considerar que supone, además de un acto quirúrgico, la administración de medicación postoperatoria y la realización de alguna radiografía de control durante el proceso de osteointegración y rehabilitación protésica posterior.